empeño coches

Las casas de empeño de coches: los nuevos bancos de préstamos

Es evidente que la crisis, por mucho que se diga, no tiene ninguna intención de abandonarnos. Hoy en día muchas familias siguen debiendo remar a contracorriente para poder llegar a fin de mes, y por tanto no es de extrañar que triunfen los créditos, préstamos, empeños… y por lo general toda operación que incluya un extra económico. El empeño de vehículos es quizá uno de los negocios que más han subido en los últimos tiempos. Veamos por qué (y en qué consiste).

Empeño de coches como extra económico para un urbanita

Una gran ciudad hace prácticamente imposible el uso del coche. Tráfico, problemas de aparcamiento, zonas azules… mantener un coche es más bien un engorro que otra cosa, pero claro, tampoco conviene desprenderse de él por completo, ya que nunca se sabe para cuándo puede servir. Es por eso que existen las casas de empeño coches. Lugares que ofrecen un préstamo a cambio del automóvil como aval.

¿Y cómo funciona?

Si te encuentras en situación de deber empeñar tu coche, debes acercarte a una de las empresas que se dedican a ello para que lo tase. En función del precio que estime, te ofrecerá una cantidad económica a cambio del vehículo. Conviene tener en cuenta que muchas de estas casas de empeño te dan la oportunidad de volver a casa con el dinero y con el coche: no siempre es necesario entregarlo para que sirva de todos modos como aval. Ni que decir tiene, claro, que el coche debe ser tuyo, con todos los papeles en regla y demás.

A partir de ahí, empieza la cuenta atrás: como todo préstamo, debe ser devuelto al final de un periodo previamente acordado (suelen ser seis meses o un año lo que más ofrecen las casas de empeño), con la obvia inclusión de intereses. Importante, por consiguiente, que antes de nada lo tengas todo perfectamente pactado y calculado, puesto que en caso de poder pagar… te quedarías sin coche.

El éxito de las casas de empeño

De un tiempo a esta parte proliferan las casas de empeño, y su popularidad es tan que hoy en día, haciendo zapping, puede darse con diversos programas a caballo entre el documental y el reality show, sobre ellas. La tendencia se explica por la desconfianza que han ido generando los bancos, en todo el mundo en general y por estos lares en particular. Además, quizá el caso de los coches sea algo más delicado, pero el empeño de joyas que ya no te pongas, de muebles u otros objetos que tampoco te sepa del todo mal perder en caso de no poder devolver el préstamo, se antoja como un aval mucho más estimulante a la hora de solicitar dinero.


Deja un comentario