almacen

Cómo funciona la logística del almacén

La distribución es algo a cuidar especialmente en un almacén logístico. Especialmente, teniendo en cuenta que cada almacén es único, y cuenta con su propia logística de distribución única. Puede ser algo tan sencillo como el número de pisos o algo más complejo, por ejemplo, el sistema de ordenador utilizado. En cualquier caso, hay que tener en cuenta la logística de distribución cuando diseñamos los servicios que utilizan la distribución del almacén.

“¿Cómo encontrar un operador logístico?”, te preguntarás. Por ejemplo, busca “operador logístico Barcelona”, y conseguirás los mejores resultados en Internet.

Suele considerarse que un negocio de venta es tan bueno como lo es su canal de distribución. Además, una buena logística es lo que hace que fluya el canal. Encontrarás muchos gerentes que cometen el error de hacer una sola “talla” para la distribución del almacén, creyendo que todos deben operar del mismo modo, y que la forma de conseguirlo es mediante la uniformidad de la logística de distribución uniforme.

Pero no podrían estar más errados.

¿Por qué es tan importante la logística del almacén?

Pongamos que una compañía cuenta con un almacén logístico en Barcelona, y que tiene dos turnos en los que se alternan empaquetadores y distribuidores. La propia compañía cuenta, además, con otros dos almacenes que, a su vez, tienen tres turnos. ¿Lo lógico, pues, es que al primero se le añada un primer turno, para que también goce de tres? La respuesta es no, ya que, probablemente, existirán unos motivos por los que el primero tiene, solamente, dos turnos. No podemos intentar forzar unas características sin saber si contamos con las mismas condiciones, y esto nos podría llevar al desastre.

Por otro lado, las tasas de salida pueden ser vistas como el éxito de la logística de distribución en cualquier almacén. Pero, una vez más, las tasas de salida no son más que una parte del pastel; tenemos que estudiar todo el contexto de la logística de distribución de cada almacén, por separado, para llegar a una conclusión.

Sobre los empleados…

Los trabajadores también se deben analizar de modo individual. Algunos podrán hacer doble turno, pero sólo por un periodo determinado de tiempo; probablemente, después deban pedir algún día personal. Otros, posiblemente, darán más de sí en turnos intensivos, pero raramente pedirán días personales después, o enfermarán con menos probabilidad.

Teniendo esto en cuenta, ¿qué trabajador nos interesa más? Todos por igual. La empresa y el empleado deben adaptarse el uno al otro.


Deja un comentario